Mi?rcoles, 31 de julio de 2019

Representa un riesgo pertinaz debido a la naturaleza humana

La evolución social conduce a la corrupción debido a la naturaleza humana. Se presenta con altibajos que aumentan o reducen la confianza de la población. Requiere una vigilancia permanente basada en la transparencia de la gestión pública.

Foto: Gerd Altmann.

Investigadores del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) en Austria han utilizado un enfoque novedoso para explorar los procesos y condiciones clave que determinan los niveles de corrupción en la sociedad. 

Su análisis pone de manifiesto que la transparencia sobre la integridad de las instituciones es clave para combatir la corrupción, y que se debe mantener la vigilancia contra la corrupción, a pesar de su costo, incluso cuando los niveles de corrupción parecen ser bajos: se propaga como una enfermedad si no nos preocupamos por ella constantemente. 

La corrupción nos afecta a todos. Impide el desarrollo equitativo, desestabiliza las sociedades y socava las instituciones y los valores de la democracia. Es visto por muchos como uno de los mayores problemas del mundo. 

Según el Foro Económico Mundial, la corrupción cuesta al menos 2,6 billones de dólares o el 5% del producto interno bruto mundial. Según el Banco Mundial, las empresas y las personas pagan más de un billón en sobornos cada año. 

Según la encuesta Gallup, la mayoría de las personas incluso coloca el impacto negativo de la corrupción por delante de problemas globales, como el cambio climático, la pobreza y el terrorismo. 

Diversas formas de corrupción 

La corrupción se presenta de diversas formas, incluido el favoritismo, el clientelismo (el intercambio de bienes y servicios para el apoyo político) y la malversación de fondos públicos. 

En un estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América (PNAS), investigadores de IIASA, la Universidad de Viena y dos universidades japonesas, analizan una forma de corrupción, a saber, el soborno en instituciones públicas. 

Utilizaron una definición amplia de instituciones públicas que también incluía agencias dirigidas por funcionarios como jueces, periodistas o ejecutivos de organizaciones no gubernamentales (ONG); en otras palabras, todos los funcionarios públicos que ejercen el poder sobre la base de la confianza social. 

El equipo desarrolló un modelo social del soborno utilizando la teoría evolutiva de juegos, un marco desarrollado originalmente para describir la evolución biológica que es cada vez más utilizado para analizar la evolución social. Esta teoría ha ayudado a explicar la base de conductas altruistas en la evolución darwinista. 

Los investigadores utilizaron métodos analíticos y simulaciones  y descubrieron que el soborno conduce a oscilaciones sostenidas o amortiguadas de la corrupción. Los resultados confirman la opinión de que la corrupción es endémica y que la transparencia es un factor importante para reducirla.

Ciclos variables 

Eso significa que la participación de las personas en instituciones socialmente importantes   conduce a ciclos que reflejan el aumento y la disminución de la corrupción institucional, junto con la disminución y el aumento de la cooperación dentro de la sociedad. 

Esto puede ser ilustrado por la siguiente situación. Generalmente se supone que las instituciones públicas funcionan como guardianes de la comunidad. 

Sin embargo, estas instituciones son administradas por individuos que no están exentos de motivos egoístas, lo que requiere que las comunidades que confían en la protección que brindan estas instituciones, responsabilicen a sus responsables; en otras palabras, tienen que "vigilar a los guardianes". 

Poner en práctica medidas anticorrupción para implementar esta vigilancia suele ser un asunto costoso. Cuando se descuidan estas medidas, la corrupción puede propagarse, lo que lleva a una pérdida de confianza y una ruptura en la cooperación. 

Una crisis de este tipo puede hacer que los interesados revitalicen sus esfuerzos para hacer un seguimiento de la institución y solo recurran a ella cuando puedan confiar nuevamente en que es lo suficientemente confiable. Así se puede frenar la corrupción y reforzar la actividad económica. 

Sin embargo, ocurre que tan pronto como la cooperación y la honestidad vuelven a ser comunes, los esfuerzos por vigilar la integridad de la institución se vuelven menos críticos y, por lo tanto, pueden descuidarse nuevamente, iniciando así otro ciclo en el proceso de aumento de la corrupción. 

Ciclo de retroalimentación 

Según los investigadores, este ciclo de retroalimentación se produce porque las medidas anticorrupción exitosas crean condiciones en las cuales la reducción de sus costos parece justificada racionalmente. A la larga, sin embargo, las medidas exitosas contra la corrupción socavan su propio éxito. 

“Las medidas anticorrupción sufren una inestabilidad inherente que debe reconocerse y remediarse antes de que las medidas tengan la oportunidad de tener éxito a largo plazo. La transparencia sobre la integridad de las instituciones es clave para combatir la corrupción, y la vigilancia intensiva contra la corrupción debe mantenerse incluso cuando los niveles de corrupción parecen ser bajos ", explica el investigador del IIASA, Ulf Dieckmann, uno de los autores del estudio, en un comunicado

El equipo espera que su análisis ayude a guiar el diseño de medidas anticorrupción y sirva como un trampolín para futuras investigaciones la teoría de juegos aplicada a este importante tema.
Referencia 

Social evolution leads to persistent corruption. Lee JH et al. PNAS, June 13, 2019. DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.1900078116

Publicado por jacintoluque @ 8:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios