Mi?rcoles, 29 de abril de 2020
Martes, 28 de abril de 2020
Viernes, 24 de abril de 2020

La cuarentena y el uso obligatorio de mascarillas han puesto en más de aprieto a las miles de personas que utilizan lentes.

(Foto: Depositphoto)

Cualquiera que use o haya utilizado lentes,con toda seguridad ha tenido que lidiar en más de una ocasión con la desagradable situación de verse con las lunas empañadas, un efecto que se produce fundamentalmente por los cambios bruscos de temperatura.

Otra situación en la que los cristales de los lentes tienden a empañarse constantemente es cuando utilizamos mascarilla, que en estos tiempos de cuarentena es una obligación. Si usas lentes y has tenido que salir de casa durante estos días de confinamiento, ya sea para trabajar o hacer las compras, seguramente podrás dar fe de ello, y de lo molesto que resulta.

Por eso, y para alegría de los miles que sufren casi a diario de este problema, te traemos tres sencillos tips para evitar que esto suceda.

Doblar la parte superior de la mascarilla

El Departamento de Policía Metropolitana de Tokio, aconseja doblar la parte superior de la mascarilla antes de usarla. De este modo el aliento no podrá escapar hacia los cristales, según destaca el medio inglés The Huffington Post.

El único inconveniente con esta técnica, es que reduce el tamaño de la mascarilla. Cabe señalar que por seguridad, los bordes siempre deben quedar ajustados y cubrir toda la nariz y la boca.

Sin embargo, el truco no funciona con aquellas que tienen una pieza de metal en el borde superior, ya que dejará un espacio libre para que el vapor empañe los lentes.

Lavar los lentes con agua y jabón

En 2011 el Centro Nacional para la Información Biotecnológica, publicó un estudio en el que revelaba la técnica que utilizan los médicos cuyos lentes se empañan por el uso de mascarillas quirúrgicas.

“Justo antes de usar una máscara facial, lave los anteojos con agua jabonosa y elimine el exceso. Luego deje que las gafas se sequen al aire o hágalo suavemente con un pañuelo. Ahora las gafas no deben empañarse cuando se usa la máscara facial”, detalla el estudio de Annals of The Royal College of Surgeons of England.

Según explica el informe, el lavado con agua y jabón deja una “película delgada” que dificulta la condensación de la humedad producida por el aliento. “Este ‘efecto tensioactivo’ se utiliza ampliamente para evitar la nebulización de las superficies en muchas situaciones cotidianas“, precisa el estudio.

Un pañuelo doblado dentro de la mascarilla

Otra sencilla opción es doblar un pañuelo en forma de rectángulo y ponerlo al interior de tu mascarilla, específicamente en el puente de tu nariz. Esto ayudará a absorber la humedad de tu aliento, impidiendo la condensación en los lentes.


Publicado por jacintoluque @ 10:52
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 23 de abril de 2020

En marzo, el presidente Vizcarra confirmó que el Perú entró a la fase 3 de la pandemia global del nuevo coronavirus. ¿Cuáles son sus fases y qué medidas se aplican?

Las seis fases de una pandemia: ¿Qué implica cada una de estas etapas?

Las seis fases de una pandemia: ¿Qué implica cada una de estas etapas? 

A mediados de marzo, el presidente de la República Martín Vizcarra confirmó que el país se encuentra en la tercera fase de la epidemia del coronavirus COVID-19, en la que se registran contagios comunitariosElmer Huerta, Consejero Médico de RPP Noticias y especialista en salud pública, explicó a qué se refiere la tercera fase en que entró el país por el contagio del nuevo coronavirus

"La primera fase se dio el viernes 6 de marzo cuando se confirmó el primer caso importado. La segunda fase, cuando se confirmó que otras siete personas allegadas tenían la infección. La fase tres, en la que estamos, inició cuando el virus ya está en la comunidad. Era esperable. Esos son los casos autóctonos", menciona.

"El virus no está en el aire, circula por las calles a través de las personas. Este es el fundamento científico para contrarrestar esa información: la única manera es que dos personas estén al menos un metro de distancia", explica Huerta.

El médico microbiólogo e inmunólogo del Centro de Investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad San Martin de Porres, Arturo Pareja Cruz dijo al diario El Comercio que si se tiene éxito en la fase 3 o 4 se consigue “una desaceleración de la curva de crecimiento”.

Estas son las fases de una epidemia, según la Organización Mundial de la Salud, en la página 42 de su documento de orientación titulado "Preparación y respuesta ante una pandemia de influenza":

FASE 1

Se da cuenta del virus en otros países. Se adoptan algunas acciones ante la posible llegada de casos. De acuerdo con la OMS, durante este periodo, conociendo el avance del virus en otros países, se establecen hospitales para la atención de casos futuros y se comienza a establecer un protocolo sanitario en los puntos de ingreso al territorio, como fronteras y aeropuertos.

FASE 2

La fase de contención inicia cuando se tiene identificadas a las personas que traen el virus desde el extranjero (casos importados). Se aplican protocolos de aislamiento (en el caso del Perú fueron 14 días). Las medidas de prevención de contagio se vuelven más enfáticas: distanciamiento social, lavado de manos, por ejemplo.

FASE 3

El contagio comunitario implica que aparecen casos locales de personas que no han estado en contacto directo con los casos importados, es decir, el virus ya está en la comunidad. La cuarentena obligatoria se convierte en una medida a aplicar.

FASE 4

El virus se dispersa en la comunidad: es casi imposible trazar un mapa de contagio y el número de casos se incrementan. Para evitar que la curva se acelere se restringe la movilidad en el país.

FASE 5 Y 6 

Las últimas fases de la pandemia se da cuando las medidas anteriores no han sido aplicadas con éxito y el número de casos salen de control. Se llega al pico más alto. Las medidas siguen siendo extremas: se prohíbe la movilidad por completo, por ejemplo.


Publicado por jacintoluque @ 9:59
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 20 de abril de 2020

El Covid-19 puede marcar el principio del fin de los tiempos humanos

Los jinetes del apocalipsis han cambiado: cuatro condiciones sistémicas amplias pueden convertir al Covid-19 en el principio del fin de los tiempos humanos.

Imagen de Elliot Alderson en Pixabay

Los cuatro jinetes del Apocalipsis, que según la biblia anunciarían el fin de los tiempos humanos, ya no son el hambre, la guerra, la enfermedad y la muerte.

Una investigación desarrollada en la Universidad de Singapur y publicada en la revista BioEssays señala que los peligros que amenazan a la humanidad son hoy más complejos.

Establece que en la actualidad existen cuatro condiciones sistémicas amplias, patológicamente conectadas, a las que llama “cuatro jinetes”, que están conduciendo a nuestra civilización hacia su posible autodestrucción.

Esos cuatro jinetes son la superpoblación, la globalización, la hiperconectividad y la concentración de las cadenas de suministros.

Los cuatro jinetes

Se refiere por un lado al imparable crecimiento demográfico y a la concentración de más de la mitad de la población humana en núcleos urbanos: enjaulada como pollos de granja, consume productos elaborados y antibióticos para sobrevivir.

Por otro lado a la hiperconectividad, tanto dentro de las ciudades como entre ellas, que facilita la transmisión de enfermedades contagiosas y promueve la aparición de grandes crisis de salud.

En tercer lugar se refiere a la globalización, origen de la pandemia del Covid-19: no está preparada para afrontar desafíos sanitarios mundiales.

Por último precisa que la concentración en unas pocas multinacionales de los suministros básicos aumenta la fragilidad de la población humana en tiempos de crisis y dificulta una reacción inmediata en caso de necesitarse, por ejemplo, ventiladores o respiradores.

Estos cuatro parámetros generales diseñan la probabilidad de una catástrofe planetaria que pondría fin a los tiempos humanos, según los investigadores.

Alarma Covid-19

La voz de alarma la ha dado el Covid-19:  la dinámica de los cuatro nuevos jinetes del apocalipsis puede provocar que esta pandemia haga metástasis y se convierta en una catástrofe sin precedentes.

"Incluso si Covid-19 no es la causa directa de una catástrofe mundial, como el iceberg que partió al Titanic, nos desvela que estamos navegando en un mar peligroso que tiene cada vez más icebergs", explica Michael C. Jones, coautor del artículo, en un comunicado.

En este paisaje cada vez más complejo y caótico, maniobras como rescates financieros colosales para evitar la ruina por el iceberg Covid-19 pueden convertir el barco directamente en un "iceberg" más grande o, más probablemente, en una cadena de colisiones hasta el punto de ser catastrófico.

Los cuatro Jinetes del Apocalipsis que según la Biblia aportarían grandes males a la humanidad. De izquierda a derecha: la muerte, el hambre, la guerra y la enfermedad. Pintura de Viktor Vasnetsov (1887).

Los cuatro Jinetes del Apocalipsis que según la Biblia aportarían grandes males a la humanidad. De izquierda a derecha: la muerte, el hambre, la guerra y la enfermedad. Pintura de Viktor Vasnetsov (1887).
Cambiar es la solución

Los investigadores plantean que la única solución posible es un cambio de rumbo basado en el principio de precaución establecido por la Unión Europea en el año 2000.

Este principio aconseja tomar medidas preventivas ante sospechas de peligros o amenazas graves, aunque no se cuente todavía con una evidencia científica categórica.

Los investigadores consideran que debemos afrontar grandes transformaciones basadas en nuestro conocimiento de la biología y en la comprensión de sistemas complejos que interactúan entre sí.

También que debemos revisar la relación que tenemos con el planeta porque en la actualidad es maligna y patológica.

Para evitar el apocalipsis deberemos por último optar por una economía sostenible y por comportamientos que se inspiren en la vida, en vez de nutrir sistemas que desafían a la naturaleza.

La crisis actual, concluyen los investigadores, debería conducir a la conciencia colectiva y al cuestionamiento del sistema para evitar que ocurran desastres aún más graves.

Referencia

Introducing the 21st Century's New Four Horsemen of the Coronapocalypse. Kang Hao Cheong, Michael C. Jones. BioEssays, March 2020. DOI:https://doi.org/10.1002/bies.202000063



Publicado por jacintoluque @ 5:36
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 19 de abril de 2020
Jueves, 16 de abril de 2020
Mi?rcoles, 15 de abril de 2020
Martes, 14 de abril de 2020
Domingo, 12 de abril de 2020

Discípulo: — Maestro, me cuesta tanto comprender que el Padre nos haya mandado un virus tan agresivo. ¿Cuál es el propósito?

Maestro: El Padre no lo manda. Lo permite, que es diferente. La pandemia la generó el hombre a través de la violación constante de las leyes universales.

Discípulo: — Pero algo tan malo va a generar mucha destrucción.

Maestro: El coronavirus no es malo. Tampoco es bueno. Es necesario, que es diferente. No existe nada malo para el universo. Si el coronavirus está presente es porque está permitido por la Divinidad, o no podría existir.

La idea del bien y del mal se genera en tu mente que juzga desde su archivo de ignorancia un suceso que en sí es neutro.

Discípulo: — Pero son tantas las personas que se están contagiando en el mundo, o se van a quedar sin tener ni qué comer. Tantos niños, ancianos, hombres y mujeres. Es muy injusto.

Maestro: Lo injusto no existe dentro del amor universal. Eso existe sólo en tu mente que no comprende el propósito que hay en lo profundo. Lo que sí existe es lo justo, lo preciso, lo exacto, lo correspondiente.

Existe un proceso evolutivo necesario que consiste en una toma constante de información. Un ir aprendiendo a través de enfrentar las dificultades que la vida nos presenta, para que en medio del caos y del sufrimiento que se genera, descubramos el principio de amor que se encuentra en la vida misma.

Y éste principio de amor es el que nos irá liberando de las limitaciones humanas, y nos hará correspondientes con experiencias de mucha más satisfacción y armonía.

Tienes que comprender que a nadie le sucede una experiencia que no le corresponda. Y si le corresponde la vivirá, aun cuando luche o se resista.

El coronavirus no es malo. Es muy bueno, ya que de él están aprendiendo muchísimas personas. Se está elevando el nivel de conciencia del planeta, al vernos en la necesidad de desarrollar grandes herramientas de amor como son la aceptación, la valoración y la adaptación. La paciencia, la tolerancia, y el respeto.

Tú estás creciendo gracias a ella. Si dejas de ver al coronavirus desde tus miedos, y lo empiezas a verlo desde tu comprensión, podrás reconocer el valor que hay en él. Así podrás pasar esta prueba que la vida te está presentando.

La decisión está en ti, y para eso la vida te dió un Libre Albedrío. Se te concedió la facultad de tomar decisiones, y estas serán respetadas por el universo completo. Puedes darle la opción al miedo, al orgullo y al ego. O puedes dársela al amor. La decisión es tuya. ¡Está en ti!

¿Qué decisión estás tomando? ¿Optaste por el miedo, o por el amor?

La decisión es tuya, pero tendrá un resultado, que también es tuyo, y tendrás que asumir.

Si te decidiste por el miedo, generarás destrucción en tu paz, en tu energía vital, en tus relaciones y en tu salud. Si te decidiste por el amor pasarás la prueba que la vida te está presentando, y ya no necesitarás volver a sufrir más.

Dale la opción al amor. El camino siempre es el amor.

Discípulo: –¿Y qué es darle la opción al amor?

Maestro: Conviértete en un ser imperturbable. Invulnerable. Trabaja en ti para que tu paz y tu felicidad no dependan de lo externo. Deja de ver problemas, y empieza a ver oportunidades que puedes aprovechar para hacer un crecimiento interior.

Desarrolla la aceptación. “Todo lo que sucede es perfecto, y si existe y sucede es porque tiene un propósito”. “Padre, que se haga tu voluntad.y no la mía”. “Muéstrame cómo te puedo servir mejor”.

Aprende a fluir y a adaptarte. Actúa con sabiduría en lugar de reaccionar desde el miedo.

Vigila tu pensamiento para que sólo vibre en la frecuencia del amor. Esto te llevará a tener claridad en la mente.

Vigila tu verbo. Que tu palabra genere armonía, y haga sentir confiados y seguros a los demás.

Las dificultades no se solucionan luchando contra ellas.

Hazte amigo del coronavirus. No lo veas como algo malo, sino como algo necesario. Y háblale: “Tú qué me estás enseñando”. “Eres valioso para mí y estoy dispuesto a aprender lo que me puedas enseñar”.

“En cuanto aprenda te puedes ir porque ya no te necesitaré”. Aprovecha la oportunidad que en éste momento la vida te está presentando, para hacer un trabajo interior..


Publicado por jacintoluque @ 7:27
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 10 de abril de 2020

El estreñimiento es un trastorno digestivo que se caracteriza por tener una deficiencia en las deposiciones, de tres veces a la semana, por una defecación no satisfactoria; es decir, que está asociada a heces duras con dificultad de evacuación. Se define a un estreñido a aquel paciente que puja, tiene heces duras, obstrucción, bloque ano-rectal o tener sensación de evacuación incompleta. El estreñido podría llegar a pujar con fuerza y durante más de 10 minutos.

Mecanismo de estreñimiento crónico primario

Unas de las causas principales de este trastorno son los cambios hormonales, la nutrición inadecuada, factores psiquiátricos, fármacos, inercia clónica o estreñimiento por tránsito lento, miopatía intestinal, o causas neurológicas.
Las causas fisiológicas de este padeciendo son la hipomotilidad intestinal, hipermotilidad intestinal, que es cuando aparecen espasmos involuntarios en una parte del intestino que retienen las heces. Otras de las causas fisiológicas son los problemas rectales o la debilidad de los músculos de la pared abdominal. Si este padecimiento perdura entre tres a seis meses se denomina estreñimiento crónico; este último es un trastorno funcional gastrointestinal y puede asociase a complicaciones como hemorroide o fisura anal, que podrían ser un gran problema para las personas mayores. Este padecimiento afecta más a mujeres que hombres.

¿Qué es la prucaloprida?
Es un nuevo agente procinético con actividad selectiva por el receptor de serotonina 5-HT4. Está indicado para el tratamiento sintomático del estreñimiento crónico en mujeres. La prucaloprida es una dihidrobezofurancarboxamida con actividades procinéticas gastrointestinales. Es un agonista selectivo de alta afinidad del receptor de serotonina (5-HT4), lo cual puede explicar sus efectos procinéticos. Se demostró que a dosis superiores a 5 mg/kg se indujo hiperprolactinemia causada por una acción antagonista a nivel del receptor D2. Además, la prucaloprida induce grandes contracciones peristálticas. Estas equivalen a movimientos de masa colónica y proporcionan la fuerza propulsora principal para la defecación.
Respecto a la dosis, se recomiendan 2 mg una vez al día excepto en pacientes de edad avanzada (>65 años) donde hay que comenzar con 1 mg una vez al día; en caso necesario, la dosis puede aumentarse a 2 mg una vez al día. No se recomienda su uso en niños y adolescentes menores de 18 años.
En pacientes con insuficiencia renal: la dosis en pacientes con insuficiencia renal avanzada (FG < 30 ml/min/1,73 m2) es de 1 mg una vez al día, mientras que no se requiere ajuste de la dosis en pacientes con insuficiencia renal leve a moderada. Pacientes con insuficiencia hepática grave deben empezar con 1 mg una vez al día, que puede aumentarse a 2 mg en caso necesario para mejorar la eficacia y si se tolera bien la dosis de 1 mg mientras que no es necesario ajuste de la dosis en pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada. Debido al mecanismo de acción específico de la prucaloprida (estimulación de la motilidad propulsora), no se espera que dosis diarias superiores a 2 mg proporcionen una mayor eficacia. En el caso de que después de 4 semanas no haya resultado satisfactoria, hay que reevaluar el tratamiento. Respecto a su farmacocinetica tiene una biodisponibilidad oral de más del 90%, tiene una absorción rápida; después de una dosis oral única de 2 mg se alcanza la Cmáx en 2-3 horas. Se distribuye extensivamente. La unión a las proteínas de prucaloprida dentro del plasma es de aproximadamente 30.
En un estudio de dosis oral realizado en el hombre con prucaloprida marcado, se recuperaron pequeñas cantidades de ocho metabolitos en orina y heces y respecto a la eliminación una gran proporción del fármaco activo es excretado de forma inalterada (aproximadamente el 60% de la dosis administrada en orina y al menos el 6% en heces). La excreción renal de prucaloprida inalterada se debe tanto a la filtración pasiva como a la secreción activa. La depuración promedia de prucaloprida es de 317 ml/min. Su vida media terminal es de aproximadamente un día y el estado estacionario se alcanza a los 3-4 días. Con el tratamiento diario de 2 mg de prucaloprida. La proporción de acumulación después de la dosificación única diaria varió de 1,9 a 2,3. La farmacocinética de prucaloprida es proporcional a la dosis dentro y más allá del rango terapéutico (estudiado hasta 20 mg). Muestra una cinética independiente del tiempo cuando se administra una vez al día durante el tratamiento prolongado

Seguridad
Está contraindicado en el caso de que el paciente sea hipersensible al principio activo, en insuficiencia renal que requiera diálisis en el caso de perforación u obstrucción intestinal debida a un trastorno estructural o funcional de la pared intestinal, íleo obstructivo, trastornos inflamatorios graves del tracto intestinal, como la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y megarrecto/megacolon tóxico.
Las reacciones adversas notificadas con mayor frecuencia son la cefalea y los síntomas gastrointestinales (dolor abdominal, náuseas o diarrea) ocurriendo cada una de ellas en aproximadamente un 20% de los pacientes. Las reacciones adversas ocurren principalmente al inicio del tratamiento y suelen desaparecer al cabo de pocos días continuando con el tratamiento. Se han notificado ocasionalmente otras reacciones adversas que son poco frecuentes como anorexia, temblor, palpitaciones, fiebre y malestar general y otras que son un poco más frecuentes que las anteriores, como mareo, vómitos, dispepsia, hemorragia rectal, flatulencia, ruidos intestinales anormales, polaquiuria y fatiga. Nuestro fármaco presenta bajo potencial de interacciones farmacocinéticas y alimentarias. Eventualmente, medicamentos que modifiquen el tránsito intestinal (agentes atropínicos e inhibidores de la acetilcolinesterasa) podrían presentar interacciones farmacodinámicas con ella. Se encontró un aumento del 30% en las concentraciones plasmáticas de eritromicina.

Eficacia clínica y su lugar en terapéutica
La eficacia de la prucaloprida se ha establecido en tres estudios multicéntricos, aleatorizados, de 12 semanas de duración, en sujetos con estreñimiento crónico (n= 1.279 con prucaloprida, 1.124 mujeres, 155 hombres). La variable principal fue el número de pacientes que alcanzaron la normalización de los movimientos intestinales, que viene definida como el promedio de tres o más deposiciones completas y espontáneas (DEC) por semana durante el periodo de tratamiento de 12 semanas. Los resultados fueron que pacientes mujeres a quienes los laxantes no ofrecen el resultado adecuado tratadas con la dosis recomendada de 2 mg de prucaloprida (n= 458). El efecto de la prucaloprida sobre las deposiciones espontáneas (DE) también demostró ser estadísticamente superior al placebo para la proporción de pacientes. En la semana 12, el 68,3% de los pacientes tratados con 2 mg de prucaloprida presentó un aumento promedio de ≥ 1 DE por semana frente al 37,0% de los pacientes tratados con placebo (p< 0,001 frente a placebo). Se ha demostrado que la prucaloprida no produce fenómenos de rebote, ni induce dependencia. Los datos de los estudios hechos hasta hoy en día no ofrecen ninguna evidencia a largo plazo.
Las medidas higienicodietéticas constituyen el tratamiento de elección del estreñimiento crónico y adquisición de un hábito de deposición correcto cuando éstas sean ineficaces, se recomiendan los laxantes formadores de bolo y, como alternativa, los osmóticos, pudiendo ser eficaz en determinados casos la asociación de dos laxantes de diferente grupo. Puntualmente, cuando se requiere un efecto rápido en casos graves, se podrían utilizar laxantes de rescate (supositorios de glicerina o bisacodilo o enemas de aceite, glicerina, etc.), aunque se desaconseja su uso en pacientes ancianos o debilitados.
De acuerdo con las recomendaciones de la EMA2, el NICE plantea que prucaloprida podría constituir una opción de tratamiento únicamente en mujeres (> 18 años) con estreñimiento crónico, que han sido tratadas previamente con medidas higiénico- dietéticas y con al menos dos tipos diferentes de laxantes orales (a la dosis máxima posible, durante al menos 6 meses), sin conseguir un alivio adecuado; previamente a considerar la utilización de tratamientos más invasivos. Se recomienda reevaluar a las pacientes a las 4 semanas de tratamiento con prucaloprida y suspender éste en caso de ineficacia. Sin embargo, cabe destacar el potencial riesgo cardiovascular, que resulta especialmente importante al tratarse de un agente procinético..

Bibliografía
1. Medline. Estreñimiento. NIH. Consideraciones básicas.
2. Camilleri M. Disorders of gastrointestinal motility. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011: chap 138. 4 Dic.
3. Lembo AJ, Ullman SP. Constipation. In: Feldman M, Friedman LS, Sleisenger MH, eds. Sleisenger & Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010: chap 18. 15 Nov 2013.
4. EMA. Europa. Prucaloprida. 2013. resolor. 1 Dic 2013.
5. Cadime (Centro Andaluz de Documentación e Información de Medicamentos). Prucaloprida. 2013. Web. 2 Dic 2013.
6. Vademecum. 2013. Prucaloprida. Web. 2 Dic 2013.
7. Fundación FEMEBA. Web. Prucalorpida. 2013. 7 Dic 2013.
8. Fundación medicamentos PLM. web. 2013, prucaloprida. 5 Dic 2013.


Publicado por jacintoluque @ 12:38
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 09 de abril de 2020


Publicado por jacintoluque @ 8:15
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 06 de abril de 2020

Probablemente uno de los enemigos más complicados que tiene la lucha mundial contra el coronavirus es la cantidad de personas contagiadas que no presentan síntomas, pero que sin saberlo le transmiten el virus a otros y acrecientan así la curva de esta pandemia.

Es por eso que en Corea del Sur, militares estadounidenses comenzaron a aplicar un sencillo test, de muy bajo costo y al mismo tiempo muy efectivo, que apunta a dejar en evidencia uno de los efectos menos visibles del COVID-19. Sin tomarle la temperatura ni consultarle sobre historiales de viajes o de salud, el personal militar realiza la denominada "prueba del vinagre" a aquellos que visitan la guarnición del ejército en Daegu, el centro del brote de coronavirus en ese país asiático.

A partir del viernes, a las personas que intentaban ingresar a esas instalaciones estadounidenses, se les preguntó al azar si podían oler el vinagre de manzana como parte del proceso de evaluación de la salud que se llevó a cabo desde que comenzó el brote el 20 de febrero.

Las personas que no tienen sentido del olfato o que son alérgicas al vinagre recibieron instrucciones de informar a los evaluadores sobre su condición. La Organización Mundial de la Salud dijo que está investigando un posible vínculo entre la anosmia y el coronavirus, pero aún no lo ha enumerado como un síntoma.

De todas maneras, como el principal síntoma para un 30% de los pacientes con casos leves es la pérdida del olfato (o anosmia), si la persona no huele el aroma tan invasivo del vinagre, inmediatamente es informada de la situación. Según estudios recientes, el 66% de los contagiados de coronavirus padecen anosmia.

El procedimiento comenzó en varios puntos de acceso, según informó la revista estadounidense Newsweek, que también dejó en claro que cada trozo de algodón utilizado es automáticamente descartado luego de cada examen.

La anosmia es un síntoma que se vinculó recientemente con el coronavirus, después de que varios médicos se sorprendieran ante el aumento de casos sin una congestión nasal evidente del paciente. "Nos pareció raro", le dijo el otorrinolaringólogo Alain Corré, del Hospital Rothschild de París, a la agencia AFP. Y contó que junto a su colega Dominique Salmon del hospital Hôtel Dieu, le hicieron la prueba a unos 60 pacientes con anosmia y "el 90% eran positivos de coronavirus".

"En el contexto actual, si usted tiene anosmia sin congestión nasal, es que es positivo a la COVID-19, no vale la pena ni pasar el test", explicó el doctor Corré. En ese caso, hay que aislarse para no contagiar a los demás, en caso de que el síntoma en sí no sea grave.

"El virus es atraído por los nervios: cuando penetra en la nariz, en vez de atacar la mucosa como otros virus, ataca el nervio olfativo y bloquea las moléculas del olor", explica Corré. En principio se trata de una afección local. "Hay un vínculo evidente" entre la anosmia y el virus, afirmó Jean-Michel Klein, presidente del Consejo Nacional Profesional de los ORL, que ejerce en París. "No todos los positivos con Covid-19 son anósmicos, pero todos los anósmicos aislados sin causa local, sin inflamación, son positivos de Covid-19", indicó el especialista a la AFP.

Según los primeros casos registrados por la red profesional de otorrinolaringólogos, los pacientes afectados son más bien jóvenes, entre 23 y 45 años. Muchos profesionales de la salud también se verían afectados.

Contrariamente a lo que se hace en el caso de una anosmia clásica, el doctor Klein recomienda no administrar drogas de la familia de los corticoides, "que disminuirían las defensas inmunológicas", y evitar un lavado de la nariz que podría "enviar el virus de la mucosa nasal a los pulmones".

"Las personas que sienten anosmia deberían confinarse por precaución, y llevar mascarilla, incluso en familia", finaliza Klein.


Publicado por jacintoluque @ 8:16
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 05 de abril de 2020
Viernes, 03 de abril de 2020

El lado oscuro de los primos de Timón: cuando los suricatos van a la guerra

Un equipo de científicos documenta por primera vez con detalle cómo se producen los enfrentamientos violentos entre grupos de estos animales y en qué se parecen a los humanos.

Agresión entre suricatos. A la derecha, la "danza de la guerra"
Agresión entre suricatos. A la derecha, la "danza de la guerra"
La mayoría de las personas tienen una imagen amable de los suricatos, el simpático mamífero que habita en el desierto del Kalahari y al que muchos recuerdan por el personaje de Timón, en la película de “El Rey León”. Sin embargo, el comportamiento territorial y grupal de estos animales que el equipo de Mark Dyble documenta esta semana con detalle en un artículo publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B demuestra que pueden llegar a ser extremadamente violentos.
El trabajo es fruto de la observación durante 11 años del comportamiento de varios grupos de estos animales en su hábitat natural (entre enero de 2008 y febrero de 2019), donde los enfrentamientos entre clanes desencadenan en ocasiones una violencia que acaba con la muerte de algunos individuos. En concreto, según el trabajo, en más de la mitad de las interacciones (un 64,7%) los suricatos se comportan de manera agresiva persiguiendo a sus oponentes o desplegando lo que los científicos han calificado como una “danza de la guerra”, un ritual por el que los suricatos estiran la cola y erizan su piel con el objetivo de aparentar ser más grandes.
Los autores han observado el comportamiento de los suricatos durante 11 años
Los autores han observado el comportamiento de los suricatos durante 11 años Dominic Cram, KMP

“Hemos demostrado que las interacciones entre los grupos de suricatos nunca son amables, que la mayoría implican alguna forma de agresión y que una minoría termina con violencia física”, asegura Dyble. “Sin embargo, incluso cuando las interacciones entre grupos de suricatos no acaba en violencia física pueden tener consecuencias territoriales, con los grupos perdedores mudándose a madrigueras temporalmente abandonadas más cerca del centro de su territorio o con los grupos ganadores moviéndose a madrigueras más lejos del suyo”.

Lucha por el territorio

A pesar de estos brotes de violencia, los suricatos son animales muy sociales que muestran un alto grado de cooperación dentro de sus grupos, que suelen tener alrededor de 20 individuos en los que un macho y una hembra dominante monopolizan la reproducción y tienen un 80% de las crías del clan. Pero son tan territoriales que la interacción con otros grupos puede acabar con la muerte de algunos de ellos.

Los autores del trabajo han identificado seis comportamientos distintos que suelen poner en práctica de manera secuencia cuando interacciones con otro grupo: observación del grupo rival, persecución de este, puesta en escena de la danza de guerra, retirada, excavación en las madrigueras de los rivales y contacto físico agresivo. Estas interacciones suelen durar alrededor de 20 minutos y en un 86% de los casos acaban con uno de los dos clanes en retirada. Solo en un 9% de los casos muere al menos uno de los individuos que participan en la trifulca.

“Si queremos entender la violencia en las sociedades humanas, necesitamos entender sus raíces evolutivas”

Los investigadores analizaron el comportamiento de 10 grupos de un tamaño medio de 20 individuos y documentaron 422 interacciones entre clanes. “Si queremos entender la violencia en las sociedades humanas, necesitamos entender sus raíces evolutivas”, asegura el autor principal del estudio. “Esto requiere entender por qué otros grupos de animales pelean y qué gana o pierden haciéndolo. Hemos observado que aunque la agresión intergrupal de los suricatos acaba ocasionalmente con la muerte de un individuo, las victorias en estas peleas con grupos rivales son esenciales para mantener el territorio. En un ambiente tan duro como el Kalahari, una buena calidad del territorio es clave para la supervivencia del grupo a largo plazo”.

Referencia: Intergroup aggression in meerkats (Proceedings of the Royal Society B Gui?o. DOI: 10.1098/rspb.2019.1993


Publicado por jacintoluque @ 8:26
Comentarios (0)  | Enviar

Una nueva investigación demuestra que la levadura de leche tuvo su origen en el encuentro fortuito entre una mosca de la fruta y un cubo de leche hace unos 5.500 años.

Murió para que pudiéramos comer queso.

Murió para que pudiéramos comer queso.

Los historiadores a menudo sitúan el origen de la civilización humana hace 10.000 años, cuando las tribus del Neolítico se hicieron sedentarias y comenzaron a cultivar la tierra en el Creciente Fértil, una región que se extiende por buena parte de lo que hoy conocemos como Oriente Próximo. Los pueblos prehistóricos desarrollaron cultivos para obtener las cosechas de cereales que aún hoy sembramos.

En la cordillera de los Zagros, que atraviesa Irán, Irak y Turquía, criaron variedades domésticas de ovejas, cabras y vacas a partir de sus parientes salvajes, lo que permitió asegurar un suministro estable de carne y leche. Pero aproximadamente en la misma época en que se domesticaban plantas y animales para su explotación, y mucho antes de que se tuviera cualquier noción de la existencia de vida microscópica, los primeros humanos también estaban domesticando microbios.

En un artículo publicado en Current Biology demostramos que la levadura de leche (ese útil microorganismo capaz de descomponer la lactosa de la leche para elaborar productos lácteos como el queso y el yogur) tuvo su origen en el encuentro fortuito entre una mosca de la fruta y un cubo de leche hace unos 5.500 años. Este afortunado accidente permitió que los pueblos prehistóricos domesticaran la levadura de modo similar a como lo habían hecho con los cultivos y los ganados, y que empezaran a producir los quesos y yogures de los que hoy disfrutan miles de millones de personas.

Las células de la levadura de leche tienen una forma alargada y ovalada. Aquí aparecen rodeadas por células bacterianas con forma de bastoncillo. Loughlin Gethins & Suzanne Crotty, UCC, Author provided

La dieta domesticada

La domesticación es una evolución dirigida por el ser humano. Los granjeros, después de que sus parientes primitivos establecieran los primeros cultivos, obtuvieron unos frutos que poseían propiedades beneficiosas para las futuras cosechas.

Tomemos como ejemplo los cultivos de trigo. Las variedades cultivadas producían muchas más semillas que las salvajes, y lo hacían porque provenían de semillas que eran granos cosechados por el ser humano.

Los primeros granjeros cultivaban por pares las espigas de trigo que producían mucho grano. Lo hacían de forma deliberada, para que sus frutos heredaran esas características. Y debido a que a lo largo de las generaciones se mantuvo esta práctica de plantar por pares, se fueron creando unos descendientes vegetales ricos en grano.

Se trata de la supervivencia del más apto, pero aquí los más aptos son las variantes que poseen características beneficiosas para el ser humano. El lobo, desconfiado y agresivo, se convierte en perro, amistoso y obediente.

Los granjeros del Neolítico tropezaron con la práctica de la domesticación de microbios cuando intentaron preservar la comida fermentándola.

La fermentación depende de microbios como las bacterias, las levaduras y los hongos microscópicos que incrementan la acidez de los alimentos para evitar que se deterioren. Los microbios que resultaban eficaces para la elaboración de productos fermentados sabrosos y sanos se mantenían para elaborar la siguiente tanda de productos, de tal forma que estos microbios beneficiosos fueron perfeccionados y domesticados.

La levadura de cerveza (Saccharomyces cerevisiae) fue un microbio tomado del medio natural para elaborar cerveza, vino y otras bebidas fermentadas hace 13.000 años.

Podemos encontrar la Kluyveromyces lactis o levadura de leche en quesos franceses e italianos realizados a partir de leche no pasteurizada, y también en bebidas lácteas de fermentación natural como el kéfir. Pero el ancestro de este microbio estaba en primer término asociado a la mosca de la fruta. Entonces, ¿cómo es posible que terminara produciendo muchos de los productos lácteos que hoy consumimos?

Creemos que la levadura de leche debe su existencia a una mosca que cayó en leche fermentada y con ello desencadenó un intercambio sexual poco corriente. La mosca en cuestión era la mosca de la fruta común (Drosophila), que llevaba consigo la antecesora de la K. lactis. A pesar de que la mosca murió, la levadura apareció… solo que con un problema: no podía usar la lactosa de la leche como fuente de alimento. En lugar de ello, encontró una solución no convencional: tener sexo con su prima.

El ser humano empezó a fermentar leche para elaborar quesos y yogures hace unos 6.000 años. Margouillat photo/Shutterstock

Cuando la K. lactis llegó de la mano de la mosca, su prima, la K. marxianus, ya se estaba criando felizmente en la leche. La K. marxianus es capaz de nutrirse de la lactosa debido a que posee dos proteínas adicionales que le ayudan a descomponer la lactosa en azúcares simples, de los que sí puede obtener energía. Las primas se reprodujeron y los genes necesarios para nutrirse de la lactosa pasaron de la K. marxianus a la K. lactis. El resultado final fue que la K. lactis adquirió dos nuevos genes que le permitieron criarse en la lactosa y sobrevivir por sí misma. El producto fermentado que produjo la K. lactis debió ser tan delicioso que fue usado para comenzar una nueva fermentación (una rutina que se extiende hasta hoy).

Creemos que hace 6.000 años los granjeros ya usaban leche fermentada de cabra y de oveja para preparar bebidas deliciosas como el yogur y el kéfir. Sabemos que los animales capaces de producir leche (vacas, ovejas, cabras) fueron domesticados hace entre 8.000 y 10.000 años. Y los análisis de restos de tartar encontrados entre los dientes de seres humanos demuestran que hace unos 5.500 años éstos ya consumían leche, casi siempre en la forma de quesos u otros productos fermentados. Todo esto fue posible gracias al encuentro casual entre dos especies de levadura y a una pizca de sexo prohibido.

¿Quién podía haber imaginado que una serie de hechos tan sumamente aleatorios terminarían produciendo una de las más apreciadas delicatesen del mundo?

The Conversation

John Morrissey, Lecturer in Microbiology, University College Cork


Publicado por jacintoluque @ 8:18
Comentarios (0)  | Enviar